Riesgos y medidas preventivas en obras de construcción

Prevención de riesgos laborales en la construcción

El sector de la construcción es el que tiene el mayor índice de incidencia de accidentes de trabajo en el territorio nacional, con un valor de 5.804, 1, según muestra el Informe anual de accidentes de trabajo en España 2020, publicado el pasado 19 de octubre.

Dado que durante el año 2020 la accidentalidad se vio afectada por el virus del SARS-CoV-2, el Instituto de Seguridad y Salud en el Trabajo ya nos indica que los datos de siniestralidad proporcionados tienen un carácter especial por este motivo.

Sin embargo, el sector de la construcción es un sector que mueve empresas de toda índole. Desde grandes empresas multinacionales hasta medianas, pequeñas y autónomos. De ahí, la relevancia que todos los actores involucrados conozcan los riesgos y medidas preventivas en obras de construcción.

Y, sobre todo, no perdamos de vista el tipo de obra en la que estamos interviniendo: mayor, menor, con proyecto, sin proyecto, etc. En algunas parece más clara la reglamentación y la exigencia documental, pero siempre están presentes los mismos riesgos laborales en la construcción y la misma forma de evitarlos.

Marco normativo y guías de referencia

Hagamos primero un breve repaso de la legislación vigente aplicable en el sector de la Prevención de Riesgos Laborales en la construcción:

  1. Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales.
  1. Real Decreto 1627/1997 sobre disposiciones mínimas de seguridad y de salud en obras de construcción.
  1. Ley 32/2006, de 18 de octubre, reguladora de la subcontratación en el Sector de la Construcción.
  1. Real Decreto 171/2004, de 30 de enero, por el que se desarrolla el artículo 24 de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales, en materia de coordinación de actividades empresariales.
  1. Resolución de 21 de septiembre de 2017, de la Dirección General de Empleo, por la que se registra y publica el Convenio colectivo general del sector de la construcción y la resolución de 23 de abril de 2019, de la Dirección General de Trabajo, por la que se registra y publica el Acta por la que se modifica el Convenio colectivo general del sector de la construcción.

Además, contamos con otras entidades que nos facilitan y trabajan para minimizar los accidentes en la construcción. Por ejemplo, el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el trabajo (INSST) cuenta con jornadas formativas, material divulgativo e innumerables Notas Técnicas de Prevención (NTP), fichas o guías. A destacar, tendríamos la Guía técnica para la evaluación y prevención de los riesgos relativos a las obras de construcción.

Tipos de riesgos laborales en la construcción

Riesgos laborales en la construcción

Dependiendo del tipo de obra que vayamos a realizar o en la que estemos participando, encontraremos unos riesgos laborales u otros y es fundamental el entorno de trabajo en el que se lleva a cabo: edificación en medio de una ciudad o dentro de una empresa en funcionamiento, obra civil en el mar, etc.

De todas formas, hay unos riesgos en la construcción comunes a todas ellas que deberemos tener en cuenta y revisar a la hora de tomar medidas preventivas con el fin de eliminar o minimizar los accidentes laborales en obras.

Riesgos asociados a la seguridad en el trabajo

Un gran número de los accidentes en la construcción se deben a este tipo de riesgos laborales y son debidos a:

  • Caídas al mismo nivel por tropiezos, resbalones, etc.
  • Golpes y cortes.
  • Caídas a distinto nivel al realizar trabajos en tejados, cubiertas, andamios, plataformas elevadoras, zanjas…
  • Caída de objetos por desplome debida a la inestabilidad de estructuras o caídas.
  • Atrapamiento por o entre objetos durante el uso de herramientas, equipos o aprovisionamiento por el material de la obra.
  • Pisadas sobre objetos por un terreno irregular.
  • Choques contra objetos móviles durante el transporte de materiales en grúas o descarga de hormigón mediante bomba.
  • Proyección de partículas en el uso de herramientas tipo radial, sierra circular o durante las operaciones de corte y soldadura.
  • Sepultamiento en el trabajo dentro o alrededor de zanjas, pilotes…
  • Atropellos por circulación de vehículos.
  • Riesgo de incendio y explosión al coincidir combustible (disolventes, gasolinas…), comburente y fuente de ignición (chispa, llama…).
  • Riesgo eléctrico tanto directo por cables en mal estado como indirecto por un mal aislamiento o mantenimiento del equipo.

Riesgos físicos en la construcción

En este apartado incluimos aquellos relacionados con:

  • El ruido: demoliciones, circulación de vehículos, compresores…
  • El calor y el frío: ambientes exteriores, climatología…
  • Vibraciones: martillo neumático, bombas de hormigón, carretillas elevadoras…

Riesgos ergonómicos en la construcción

Los riesgos laborales que nos encontramos en esta tipología derivan en Trastornos musculoesqueléticos (TME) y vienen asociados a la manipulación manual de cargas (MMC), a la adopción de posturas de trabajo forzadas, al uso de maquinaria y herramientas y a la realización de tareas repetitivas.

Riesgos químicos en la construcción

En las obras se utilizan gran cantidad de productos químicos, de los que no se valora o conoce su peligrosidad, con lo que difícilmente se adoptarán medidas preventivas para paliar los posibles efectos adversos y evitar, así, accidentes en construcción.

Tenemos como ejemplo los disolventes, desencofrantes, hormigón, cemento, yeso y pinturas.

Riesgos biológicos en la construcción

Podemos definirlos como aquellos elementos a los que potencialmente se exponen los trabajadores en las obras de construcción, tales como bacterias, protozoarios, virus, insectos, arañas, plantas, reptiles y aves.

Al realizarse la gran mayoría en entornos exteriores, los riesgos biológicos suponen un foco importante de riesgo laboral.

Riesgos psicosociales en la construcción

Suelen ser los grandes olvidados en muchas empresas y en el sector de la construcción no iba a ser menos. Afortunadamente, cada vez son más las empresas que apuestan por implementar medidas preventivas, ya que suelen ser una de las múltiples causas de un accidente laboral.

El hecho de que las jornadas sean largas, los trabajos complejos, la atención constante en determinados momentos de la ejecución de la obra o la presión por los plazos de entrega son factores determinantes para este tipo de riesgos laborales en la construcción.

¿Qué medidas preventivas podemos adoptar para evitar los accidentes en el sector de la construcción?

Medidas preventivas en obras de construcción

Cuando vamos a definir acciones preventivas, es importante no perder de vista los principios de la Actividad Preventiva descritos en el artículo 15 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, partiendo por la eliminación del riesgo y acabando en el uso de Equipos de Protección Individual.

A continuación, detallamos toda una serie de posibles medidas preventivas, que podrán ser más o menos adaptadas a la situación particular de cada obra de construcción.

Medidas organizativas

  • Buena planificación de las fases de obra, secuenciando la entrada y concurrencia de empresas y trabajadores.
  • Elaboración del Plan de Seguridad y Salud en obras, a partir del Estudio de Seguridad y Salud o de la Evaluación de Riesgos correspondiente.
  • Reuniones de control y seguimiento del avance de la obra.
  • Reuniones de Coordinación de Actividades Empresariales, que pueden hacerse a la par que las de control y seguimiento. Aquí analizaremos riesgos y medidas preventivas de la obra de construcción y modificaciones.
  • Inspecciones, visitas, Auditorías y Observaciones de Seguridad.
  • Gestión de la documentación relacionada con la Coordinación de Actividades Empresariales.

Formación e Información

  • Plan de Seguridad y Salud de la obra
  • Uso de Maquinaria
  • Uso Herramientas
  • Riesgos laborales concurrentes en la construcción

Medidas preventivas generales

  • Vallado de la obra y señalizaciones.
  • Separación de las zonas de tráfico o paso de vehículos, maquinaria y peatones.
  • Locales para vestuarios y servicios del personal.
  • Instalaciones provisionales específicas y legalizadas.
  • Orden y limpieza.
  • Delimitación de las zonas de acopio, las zonas de trabajo y las zonas de casetas.
  • Priorizar el uso de protecciones colectivas sobre los equipos de protección individual tales como barandillas, redes de seguridad, entibaciones, etc.
  • Mantenimiento de zonas de paso, equipos y maquinaria.
  • Almacenamiento de productos químicos mínimo y garantizando la normativa específica al respecto.
  • Limpieza y desinfección periódica de las instalaciones de uso común y de la obra.

Como habrás podido notar, los riesgos laborales en la construcción son muy diversos, razón por la cual se vuelve indispensable la presencia de un departamento que gestione y vele por la seguridad de la obra. En las obras con proyecto es requisito legal el disponer de un Coordinador de Seguridad de Salud en la fase de ejecución, pero no en aquellas consideradas menores o sin proyecto.

De igual forma, es indispensable que una o diferentes figuras participen en la definición, implantación y revisión de las medidas preventivas para evitar, precisamente, accidentes en construcción.