Digitalización y felicidad en el trabajo. El camino hacia la productividad.

Buenas practicas empresariales para la prevención de riesgos laborales

Algunas de las tendencias acentuadas por la crisis del COVID-19 son una mayor dependencia de las tecnologías digitales y las nuevas formas digitales de trabajo. La digitalización ha irrumpido en el mundo laboral de lleno, provocando que la gran mayoría de empresas hayan tenido que introducir mejoras tanto de sus procesos productivos, como de la gestión de los trabajadores.

Dichas mejoras han incurrido en un aumento de la calidad de los entornos laborales, en donde se comienza a percibir la felicidad en el trabajo como un aspecto necesario y esencial dentro de la organización, y en consecuencia un aumento de la productividad.

Cómo abordar el proceso de digitalización en una empresa

No es solo un proceso de automatización de tareas para un aumento de la productividad, además supone la incorporación de nuevos métodos de trabajo para la adecuación de la viabilidad de la organización en un mercado marcado por la incertidumbre y los cambios constantes.

Fomenta la eficiencia al permitir que los empleados se centren en el trabajo que mejor utiliza sus habilidades y experiencia, en lugar de perder el tiempo en procesos manuales. Al eliminar estos obstáculos, es mucho más accesible para los trabajadores tener una perspectiva positiva.

Reducir la cantidad de trabajo que los empleados asumen cada día puede parecer que va en contra de los objetivos de una empresa, pero cuando sustituye el trabajo pesado por un sistema automatizado, es más fácil alcanzar los objetivos que de otro modo parecerían imposibles.

Para ello, son necesarios procesos claros y concisos, no sólo enfocados a procesos, logística y resultados, sino sobre todo para asegurar el éxito de la implantación, enfocados en las personas trabajadoras.

Aspectos a considerar al digitalizar nuestros espacios laborales

Hay que tener en cuenta estos aspectos:

  • Reducción de los gaps: hay que diseñar planes de recualificación y mejora de las cualificaciones de nuestros empleados
  • Inclusión de la diversidad: intergeneracional, de género, cultural, etc..
  • Mejora y/o inclusión de un plan de comunicación interno: los empleados deben conocer el por qué, el para qué y cómo se va a llegar esta integración dentro de los procesos productivos de la organización, asimismo que beneficios y oportunidades dicha integración les proporcionará a ellos en el corto y medio plazo.
  • Enfocar las acciones hacia el alineamiento con la cultura de la organización y un mayor compromiso

La integración de la digitalización y el aumento de la felicidad en el trabajo

Los empleados felices son los que se alinean con los objetivos de la empresa y aumentan su compromiso con ella, especialmente cuando se trata de empresas que adoptan cambios positivos e innovaciones digitales.

Actualmente el entorno digital es la forma de trabajar por defecto para muchos trabajadores.

Al adoptar un flujo de trabajo digital, con las herramientas que faciliten esos procesos de forma rápida y eficaz, es posible proporcionar un entorno que satisfaga las necesidades de los empleados y aumente la productividad.

Proporcionando así, una cultura inclusiva, eficaz y muy centrada, incluso en los momentos más cambiantes e inciertos.

Disponer de soluciones digitales que apoyen a los empleados en sus tareas diarias es una forma inteligente de tener en cuenta sus necesidades y requisitos personales.

Como ejemplo podríamos mencionar SLACK, si hablamos de mensajería instantánea, o Kanbanize, para la gestión de proyectos, o algunas herramientas de organización de tareas como Wunderlist o Hibox.

Sin obviar aquellas de carácter sectorial enfocadas a necesidades especificas del área de trabajo.

Catalizador de talentos y reducción del «tecnostress»

Introducir en el lugar de trabajo la digitalización puede ser el catalizador necesario para fomentar el talento más allá de las funciones laborales específicas, con la posibilidad de ser más creativos y tener más libertad en su estilo de trabajo.

Un entorno digital puede promover un espacio de trabajo que sea productivo y eficaz, sin sacrificar la forma de trabajo preferida de esa persona.

Para los trabajadores en modalidad teletrabajo, el estrés puede aumentar fácilmente por la ausencia de las herramientas adecuadas para realizar su trabajo de forma eficiente, o no tener un suficiente conocimiento sobre el uso de herramientas que se le ponen a su disposición.

Durante la pandemia se ha constatado como muchos trabajadores han hecho autoaprendizaje de herramientas como Zoom, sin haber recibido formación sobre su uso, provocando lo que se ha denominado “tecnoestress”.

La eliminación de procedimientos complicados, como los laboriosos procesos de validación o las tareas manuales y repetitivas, proporcionará al personal un entorno de trabajo que reducirá el estrés y mejorará la productividad.

Trabajar de forma más inteligente, no más dura, debería ser el objetivo de toda empresa.

Relación entre productividad y felicidad laboral

Está demostrado que la felicidad en el trabajo se relaciona con la productividad y la creatividad, y la mejora. Según diversos estudios, como el publicado por la Universidad de Warwick en Inglaterra constatan que:

  • Los trabajadores felices son unos 31% más productivas y tres veces más creativas que las demás.
  • Una cultura organizacional que integra la felicidad de sus trabajadores mejora la rentabilidad de las empresas en un 147%.
  • La pérdida de productividad de los trabajadores cuesta alrededor de 1 billón de dólares en todo el mundo, lo que supone una revelación impactante para la economía mundial.
  • La infelicidad laboral es el resultado de la falta de motivación intrínseca y de la incapacidad para afrontar el estrés.

¿Qué factores están asociados a la felicidad en el trabajo?

  • La autonomía en el trabajo y la libertad de decisión
  • Las variaciones en las tareas y el margen para las ideas creativas
  • Importancia de la tarea
  • Reconocimiento del trabajo
  • Dificultad de la tarea
  • Habilidades profesionales y especialización
  • Apoyo social en el lugar de trabajo
  • Retroalimentación de los superiores
  • Condiciones ambientales en el trabajo
  • Canales de gestión empresarial y redes

En conclusión

La digitalización de los entornos laborales puede suponer una forma de aumento, no sólo de la productividad de los trabajadores per se, sino de su compromiso con la organización. La adecuación de los entonos laborales enfocados hacia el bienestar de los trabajadores, con la inclusión de la felicidad como unos de los aspectos relevantes, favorece y adecua el camino hacia empresas estables y viables en unos entornos tan variables y cambiantes como los actuales.

No te pierdas nuestros últimos artículos sobre soluciones digitales para PRL