Empresas concurrentes y figuras preventivas de la CAE en construcción

Empresas concurrentes en la CAE

¿Qué tipos de concurrencia nos encontramos en las obras de construcción? ¿Qué figuras son relevantes en la CAE? ¿Cuáles son sus deberes y obligaciones?

¿Tienes ya los conceptos claros? En nuestro último artículo sobre la CAE en obras de construcción te describíamos qué es la Coordinación de Actividades Empresariales, porqué es necesaria y cuándo hay que hacerla.

Por ello, ahora es momento de profundizar más en el tipo de concurrencia que te puedes encontrar, cuáles son las figuras que intervienen en este proceso y los deberes asociados a la Coordinación de Actividades Empresariales de éstas.

Tipos de concurrencia en la CAE

Para poder establecer el tipo de concurrencia que podemos tener en una obra de construcción es fundamental conocer las actividades que desarrollan cada una de las empresas que intervienen y, en base a eso, podremos encontrar:

Concurrencia de trabajadores de varias empresas en el mismo centro de trabajo del que un empresario es titular

Un ejemplo claro de este tipo de concurrencia sería la de una industria papelera que contrata para la construcción de un nuevo almacén los trabajos de movimientos de tierras y los trabajos de la estructura metálica a empresas contratistas. Es decir, el empresario titular gestiona el centro de trabajo y contrata trabajos que no forman parte de su propia actividad, a terceras empresas.

El empresario que es titular del centro de trabajo tendrá que adoptar las medidas correspondientes en materia de Seguridad y Salud de sus trabajadores, así como aquellas relacionadas con los otros empresarios concurrentes.

En este punto, es importante recordar que los trabajadores autónomos, en el ámbito de la Coordinación de Actividades Empresariales, también contarían como empresa concurrente en el centro de trabajo.

Concurrencia de trabajadores de varias empresas en el mismo centro de trabajo cuando no existe empresario titular o principal

En este tipo de concurrencia tenemos dos o más empresas que coinciden en un mismo centro de trabajo, llevando a cabo sus servicios sin relación jurídico-laboral entre ellas.

A pesar de ello, es importante la cooperación entre ellas informándose sobre los riesgos que sus actividades puedan ocasionar al resto de empresas concurrentes, así como cooperar en la aplicación de la normativa de Prevención de Riesgos Laborales.

Concurrencia de trabajadores de varias empresas en un centro de trabajo cuando existe un empresario principal

Para entender bien este tipo de concurrencia es necesario que recordemos brevemente que el empresario principal es aquel que contrata o subcontrata la realización de obras o servicios de la misma actividad del empresario titular.

Claro ejemplo lo tendríamos con una empresa de construcción que contrata la cimentación de la obra.

Figuras relevantes en la Coordinación de Actividades Empresariales

Normativa CAE en obras

En el artículo anterior definimos qué eran las figuras de promotor, contratista, subcontratista y autónomo, así que ahora nos focalizaremos en el resto.

Coordinador de Seguridad y Salud en fase de proyecto

Es un técnico competente designado por el promotor de una obra cuya función principal es coordinar, durante la fase del proyecto de obra, la aplicación de los principios que se mencionan en el artículo 9 del Real Decreto 1627/1997 por el que se establecen disposiciones mínimas de seguridad y salud en las obras de construcción. Sólo será aplicable en el caso de que existan varios proyectistas en esta fase.

Proyectista

El proyectista de una obra es el autor o autores, por encargo del promotor, de la totalidad o parte del proyecto de obra.

Dirección Facultativa

Es el técnico o técnicos competentes designados por el promotor, encargados de la dirección y del control de la ejecución de la obra.

Coordinador de Seguridad y Salud en fase de ejecución

Es el técnico competente integrado en la Dirección Facultativa, designado por el promotor para llevar a cabo las tareas que se mencionan en el artículo 9 del Real Decreto 1627/1997 por el que se establecen disposiciones mínimas de seguridad y salud en las obras de construcción.

Una de las principales controversias que suelen surgir viene por la definición de técnico competente y, es por ello, que en la Guía técnica para la evaluación y prevención de los riesgos relativos a las obras de construcción del INSHT nos indica:

“aquella persona que posee titulaciones académicas y profesionales habilitantes, así como conocimientos en actividades de construcción y de prevención de riesgos laborales acordes con las funciones a desempeñar según el RD 1627/1997”

Y más adelante:

“serán las de arquitecto, arquitecto técnico, ingeniero o ingeniero técnico, de acuerdo con sus competencias y especialidades”

Además del título académico deberá contar con la formación en Prevención de Riesgos Laborales mínimamente relacionada con las funciones del nivel intermedio.

La contratación del Coordinador de Seguridad y Salud en fase de ejecución será antes del inicio de los trabajos o tan pronto como se constate que en la obra van a haber dos o más empresas concurrentes y puede ser la misma persona que se designó para la fase de proyecto.

Las funciones a desempeñar por esta figura, están descritas en Según el artículo 9 del RD 1627/1997.

  1. Coordinar la aplicación de los principios generales de prevención y de seguridad:
  2. Coordinar las actividades de la obra para garantizar que los contratistas y, en su caso, los subcontratistas y los trabajadores autónomos apliquen de manera coherente y responsable los principios de la acción preventiva
  3. Aprobar el plan de seguridad y salud elaborado por el contratista y, en su caso, las modificaciones introducidas en el mismo.
  4. Organizar la coordinación de actividades empresariales prevista en el artículo 24 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.
  5. Coordinar las acciones y funciones de control de la aplicación correcta de los métodos de trabajo.
  6. Adoptar las medidas necesarias para que sólo las personas autorizadas puedan acceder a la obra.

Recurso Preventivo

Es aquella persona designada por la empresa, con la formación y capacidad adecuada, que disponen de los medios y recursos necesarios, y son suficientes en número para vigilar el cumplimiento de las actividades preventivas que así lo requieran.

La presencia de un Recurso Preventivo viene indicada por:

  1. Los riesgos puedan verse agravados o modificados en el desarrollo del proceso o la actividad.
  2. La realización de actividades o procesos que reglamentariamente sean considerados como peligrosos o con riesgos especiales.
  3. La Inspección de Trabajo y Seguridad Social así lo requiera.

Deberes de las figuras principales de la CAE

Normativa CAE en obras

Acorde con lo indicado en el RD 171/2004, existen cuatro deberes a cumplir por las empresas concurrentes en un centro de trabajo: deber de cooperación, de información, de dar instrucciones y de vigilancia.

A continuación, describiremos los deberes relacionados con las figuras que intervienen en una obra de construcción:

Empresas concurrentes

Se trata de toda empresa que entra en concurrencia durante una obra de construcción (contratistas, autónomos, etc.) y tiene el deber de cooperación mediante:

  • Cooperación con el resto de las empresas concurrentes en la aplicación de las medidas en materia de Prevención de Riesgos Laborales
  • Información al resto de empresas, antes del inicio de su actividad y ante cambios relevantes, sobre los riesgos del centro de trabajo, las medidas preventivas y las medidas de emergencia
  • Tener en cuenta la información recibida de las otras empresas y, en caso necesario, realizar las modificaciones pertinentes en su Plan de Seguridad, procedimientos de trabajo, etc.
  • Adopción de los medios de coordinación necesarios participando en su propuesta
  • Información a sus trabajadores sobre los riesgos derivados de la concurrencia
  • En caso de accidente o situaciones de emergencia informar al resto de empresas concurrentes

Empresario titular

En el caso del empresario titular, al ser la figura que gestiona el centro de trabajo y además contrata una actividad, tendríamos:

  1. Deber de información del centro. Informará a las empresas concurrentes, antes del inicio de su actividad y ante cambios relevantes, sobre los riesgos del centro de trabajo, las medidas preventivas y las medidas de emergencia
  2. Deber de cooperación. Cumplirá con las actividades a desarrollar por el empresario concurrente
  3. Deber de dar instrucciones, tras recabar la información de los riesgos de todas las empresas concurrentes, modificará en caso necesario la evaluación de riesgos del centro y/o los procedimientos de trabajo, y dará las instrucciones suficientes y adecuadas a todos los empresarios concurrentes.

Asimismo, el empresario titular tendrá la iniciativa de establecer los medios de coordinación con las empresas concurrentes.

Empresario principal

  1. Deber de información y dar instrucciones. Cumplirá con las actividades a desarrollar por el empresario titular, siempre que coincida su figura con la del empresario titular.
  2. Deber de cooperación. Cumplirá con las actividades a desarrollar por el empresario concurrente.
  3. Deber de vigilancia. Solicitará por escrito a las empresas concurrentes la documentación necesaria en materia de PRL, velará porque cumplan con la normativa de PRL asociada y comprobará que han establecido los medios de coordinación necesarios.

Además, tendrá la iniciativa de establecer los medios de coordinación con las empresas concurrentes (en el caso de no existir empresario titular).

Como puedes comprobar son muchos los requisitos establecidos por la legislación vigente y es por ello por lo que es fundamental aplicar los cuatro deberes en campo.

Sabiendo que el tiempo y los recursos son limitados, optar por una plataforma CAE te ayudará a focalizar los esfuerzos en aquellas tareas que sí o sí dependen de tu presencia y en las que aportas valor en el trabajo.